Fisioterapia de Suelo Pélvico

La fisioterapia que trata el suelo pélvico, también conocida como fisioterapia pelviperineal o uriginecológica es una especialidad dirigida a evaluar y tratar disfunciones del suelo pélvico.

¿Que es el suelo pélvico?

El suelo pélvico se define como el conjunto de estructuras músculo-esqueléticas que delimitan la cavidad abdominal inferior, teniendo como base la pelvis. La principal función de estas estructuras es la de dar estabilidad y sostén a las vísceras pélvicas, en la mujer (vejiga, útero, vagina, recto) y en el hombre (vejiga, próstata, recto).

A su vez este conjunto de estructuras presenta una funcionalidad conjunta con la musculatura abdominal (diafragma, transverso profundo del abdomen y multífidos entre otros). Debido a esto a lo largo del proceso de reeducación se debe valorar el estado de esta musculatura y su coactivación con el suelo pélvico, de forma que el tratamiento siempre se hará de forma global.

Cualquier alteración en alguna de estas partes puede conllevar disfunciones urológicas, ginecológicas, proctológicas y/o sexuales.

Tratamiento

En Kinés Fisioterapia contamos con profesionales especializados que se encargan tanto de tratar como prevenir este tipo de patologías:

  • Incontinencia urinaria femenina (IU): IU de urgencia, IU de esfuerzo, IU mixta.
  • Síndrome de vejiga hiperactiva.
  • Recuperación post-parto, incluyendo casos de diástasis abdominal, cicatrices dolorosas u adheridas tras el parto.
  • Recuperación post quirúrgica.
  • Prolapsos.
  • Patología dolorosa pélvica: dolor pélvico crónico, neuralgia del pudendo, dispareunia, vulvodinia, etc.
  • Disfunciones sexuales.

Herramientas

En nuestro servicio de suelo pélvico trabajamos con diversas técnicas, tales como:

  • Terapia manual: masaje perineal, tratamiento de cicatrices o adherencias, terapia manual activa, estiramientos.
  • Biofeedback: nos ayuda a que el paciente sepa si está realizando bien o mal un ejercicio, este feedback repercute positivamente en un mayor control motor de la musculatura del suelo pélvico.
  • Electroestimulación: a través de una corriente eléctrica aplicada en la pared vaginal o anal se provoca la contracción pasiva de la musculatura perineal y el esfínter uretral, es totalmente indolora. Combinado con ejercicios de fortalecimiento de suelo pélvico permite mejorar el tono, la fuerza y la velocidad de contracción de la musculatura.
  • Ecografía abdominal: con ella valoramos la musculatura abdominal en conjunto (transverso profundo, rectos abdominales, presencia o no de diástasis abdominal) y podemos trabajar y observar el control motor de la musculatura profunda y su sinergia con el suelo pélvico.
  • Ejercicios específicos: ejercicios de Kegel, hipopresivos, entrenamiento abdominopélvico y trabajo propioceptivo.

Para un tratamiento óptimo es muy importante hacer una correcta valoración. Ésta se puede pedir por cuenta propia, o a petición de cualquier especialidad médica como ginecología o urología.

Si tienes alguna duda al respecto o quieres consultarnos tu caso no dudes en ponerte en contacto con nosotros.